Resistencia a la insulina, ¿en cuánto tiempo puedo mejorarla?

Publicado el 16 de mayo de 2024, 16:26

La resistencia a la insulina es una condición en la que las células de nuestro cuerpo no responden adecuadamente a la insulina. Esto puede llevar a niveles elevados de insulina y glucosa en la sangre, desencadenando una serie de complicaciones de salud. Un tema recurrente en las primeras sesiones nutricionales es la pregunta: ¿en cuánto tiempo puedo mejorar la resistencia a la insulina? ¿Cuánto tiempo me llevará curarme?

 

Tiempo y paciencia: Dos aliados fundamentales

 

Si nos apegamos a la teoría y a las expectativas de la práctica clínica, podríamos empezar a ver mejorías entre los 3 y 6 meses después de iniciar un tratamiento adecuado. Sin embargo, esto varía según cada persona. Pero más allá del "cuánto tiempo", es esencial preguntarnos "cómo" vamos a mejorar y cuáles serán los efectos en nuestra vida.

 

Existen muchos recursos para controlar la resistencia a la insulina, pero debemos distinguir entre aquellos que son saludables a largo plazo y los que solo ponen un parche momentáneo. Un control estricto y absoluto puede mejorar la resistencia a corto plazo, pero ¿es sostenible? ¿Cómo afectará tu relación con la comida, con tu salud y con tu cuerpo? El ejercicio es crucial, pero si no podés seguir con la rutina, ¿cuánta frustración sentirás? ¿Podrías realmente vivir sin azúcar de manera sostenible? ¿Tu cuerpo podría mantenerse sano sin consumir carbohidratos?

 

Sostenibilidad y bienestar integral

 

Los tratamientos intensivos pueden ofrecer resultados rápidos, pero no garantizan que sean sostenibles a largo plazo. En cambio, los enfoques que consideran nuestra historia, salud física, mental y social, y ritmos personales, pueden tardar más en mostrar resultados, pero es mucho más probable que podamos mantenerlos en el tiempo. Este es el enfoque necesario para atender la resistencia a la insulina.

 

La resistencia a la insulina es una invitación a considerar nuestra salud a largo plazo. No se trata solo de reducir rápidamente los niveles de insulina o glucosa, sino de crear hábitos sostenibles que podamos mantener a lo largo de nuestra vida. Es un proceso de aprendizaje sobre tu resistencia a la insulina, estar en sintonía con los mensajes que envía tu cuerpo y aprender a cuidarte con cariño y responsabilidad.

 

Aprender a escucharnos

 

Al ser conscientes de las cosas que deben formar parte de nuestro día a día porque nos acercan a los resultados deseados, es más probable evitar recaídas y sostener los cambios en el tiempo. Todo esto, sin perder la libertad y la calma en relación con la comida, nuestro cuerpo, el ejercicio y nuestra salud.

 

Así que, en lugar de preguntarte cuánto tiempo te llevará mejorar, pensá en cómo podés hacer este viaje lo más beneficioso posible para vos. Aprendé a escuchar a tu cuerpo, encontrá un equilibrio en tu alimentación, ejercicio y estilo de vida que te haga sentir bien y, sobre todo, sé amable con vos en cada paso del camino.

 

Con cariño, Pri.

 

¿Qué opinás de este enfoque? Me encantaría escuchar tus experiencias y reflexiones.

 


Añadir comentario

Comentarios

Joss B
hace 23 días

Pri, muchas gracias por su acompañamiento, atención y dedicación en este camino a una alimentación amable y sostenible. Su guía ha sido fundamental en mi proceso de atender la resistencia a la insulina de la forma más adecuada.